Background
Tendencias 25 octubre 2014

Un empresario apasionado
de su fórmula de éxito

Un nuevo negocio que ya cuenta con 39 establecimientos, que tiene 15.000 solicitudes de franquicia poco después de abrir y que tiene a gente esperando en una cola durante más de hora y media. ¿Cuál es el gran secreto del éxito de ChipStar en Italia?

La fórmula de éxito de ChipStar

Filippo Di Lorenzo, el fundador de ChipStar, la explica: “Solo ofrecemos chips a nuestros clientes, porque creo que debemos aspirar a la excelencia. Dedicar la máxima atención a nuestras chips nos permite lograr la mejor calidad. Nos centramos en un solo producto y en ofrecer variaciones de salsas sabrosas, mientras que dejamos que la patata ocupe el centro del escenario. Actualmente ofrecemos una selección de dieciséis condimentos para nuestras chips, pero estamos pensando en introducir algunos nuevos productos y en ofrecer una amplia variedad de ingredientes.

También debo añadir que nuestro proceso de producción en función de la demanda pone de relieve el hecho de que somos especialistas en alimentos frescos. Cortamos las patatas a la vista del cliente, lo que garantiza que solo se utilizan productos frescos. Tal vez no es un alimento 100% saludable debido al proceso de preparación, pero eso no significa que sea diferente de determinados platos italianos. La belleza de las patatas es que ofrecen el máximo en términos de sabor, sin que los consumidores tenga que gastar mucho”. 

El emprendimiento se trata de correr riesgos

“Los inicios fueron largo y complicados antes de que pudiéramos abrir”, comenta Filippo Di Lorenzo. “Sobre todo porque las estadísticas que generamos decían que sería un fracaso. ¿Recuperaríamos nuestras inversiones? ¿Podría ser rentable? No esperábamos generar el negocio próspero que ahora tenemos, pero creíamos en nuestro concepto, a pesar de todo. Ahora creo que logramos crear algo nuevo, tanto es así que después de la apertura recibí cerca de 15.000 solicitudes de franquicia.

“Los clientes fieles están dispuestos a hacer cola durante una hora y media para disfrutar de nuestro producto”

La expansión va bastante bien. Estamos presentando ChipStar en varias ciudades italianas. Actualmente contamos con 39 establecimientos en 10 ciudades. Hemos obtenido beneficios de inmediato. Por supuesto, mucho depende de la ubicación de los locales, ya que son los transeúntes los que determinan los volúmenes de ventas. Sin embargo, no subestimamos a nuestros fieles clientes que están dispuestos a hacer cola durante hora y media con el único fin de disfrutar de nuestro producto. Realmente se ha convertido en un éxito extraordinario”.

Cree en tus ideas. Quien no arriesga no gana

El secreto del éxito

“En resumen, se trata de intentar sacar el máximo provecho de un producto simple, ofreciendo a nuestros clientes algo exquisito y único”, afirma Filippo Di Lorenzo. Un producto de excelente calidad y un hábil uso del marketing son cruciales para el éxito de ChipStar. Y añade: “Creo que el éxito depende de cómo haces las cosas, no tanto de qué haces. No somos los primeros en hacer chips y tampoco vamos a ser los últimos. Pero lo hacemos de la mejor manera posible: con las mejores freidoras que existen y con patatas muy sabrosas, a pesar de que no son la variedad más fácil de procesar”. 

Para los aspirantes a empresarios que quieran saber mi secreto, yo diría: cree en tus ideas. Cree en ellas e inténtalo. Porque si no se arriesga no se gana y quien no lo intenta, solo puede perder.

Cómo se concibió ChipStar

Filippo Di Lorenzo es un arquitecto cualificado y un apasionado de las patatas fritas. La idea de abrir una cafetería holandesa en Italia se concibió en Ámsterdam en el año 2004, cerca de una famosa y galardonada cafetería. Filippo Di Lorenzo: “¡Pensé inmediatamente que era un producto fantástico! Tenía potencial para adaptarse muy bien a la cultura tradicional de la comida italiana. La cocina italiana ha evolucionado y ha variado mucho, pero todo el mundo aprende a apreciar las chips, como los niños”. De regreso a Italia sintió la necesidad de aportar algo nuevo a la escena culinaria local en Nápoles, algo con un perfil más internacional. Había nacido ChipStar. 

“Nuestro grupo objetivo más obvio es la gente joven, pero tenemos clientes de todas las edades. Para la gente mayor, comer chips es como volver a la infancia. Pero debo admitir que no esperaba tal interés de los consumidores italianos”, concluye Filippo Di Lorenzo.